LUZ PARA EL CAMINO

Luz para el camino

 Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.
La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.

En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce.

Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:
– ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves…

Entonces, el ciego le responde:
– Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi…

– No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.

Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil…Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás…¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento…

¡Qué hermoso sería sí todos ilumináramos los caminos de los demás!

Publicado el por | Deja un comentario

CRUZANDO EL RIO

 

CRUZANDO EL RIO

Cierta vez, caminaban dos monjes a orillas del bosque. Se dirigían con paso fluido hacia el monasterio que se ubicaba a dos kilómetros de distancia, después de cruzar el torrentoso río.

Al aproximarse al río, uno de ellos observó que una mujer, con su ropa raída por los intentos de cruzar, ya estaba exhausta y con mucho miedo…

En cuanto los vio aproximarse, les suplicó que le ayudaran a cruzar el río, pues sola ya comprendía que no lo lograría…

Uno de los monjes se deshizo en explicaciones.

No te podemos cruzar porque llevamos prisa, y aparte no te podemos ayudar porque somos de cuerpo frágil para cargarte, y es por esto que no podemos cruzar contigo, porque si fallamos seríamos culpables de tu muerte.

El otro monje, la tomó fuertemente en sus brazos, la cruzó, la soltó y siguió caminando…

Mientras seguían la senda, aquél que puso puros pretextos y explicaciones, le alegaba y llamaba la atención por haber ayudado a la mujer.

– Cómo pudiste arriesgar tu vida; gastaste tu energía física, no debiste haberlo hecho.

Después de dos horas de escuchar reproches, y ante la puerta del monasterio, el monje le responde…

– Yo sólo la cargué mientras cruzaba el río; sin embargo, tú la has cargado todo el camino…

¿Cuántas veces llevamos con nosotros un problema que bien hubiera podido quedarse en el pasado?

¿Cuánto tiempo nos demoramos en perdonar, aun cuando el río tormentoso ya lo hayamos cruzado?.

 

imagesCA3RFPN3

 

 

Publicado el por | Deja un comentario

LA AMISTAD Y LOS RECUERDOS

Dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.

El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

“Hoy mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro”.

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:

“Hoy mi mejor amigo me salvó la vida”.

Intrigado, el amigo preguntó:

-¿Por qué, después que te lastimé, escribiste en la arena, y ahora escribes en una piedra?

Sonriendo, el otro amigo respondió:

-Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

Publicado el por | Deja un comentario

INTENTA COMPRENDER

Intenta Comprender

 

Un hombre estaba poniendo flores frescas en la tumba de un pariente, cuando ve a otro poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.

El hombre se dirige al tipo del arroz y le pregunta: Disculpe, señor, pero ¿cree usted que de verdad el difunto vendrá a comer el arroz?

“Si”, responde, “justamente cuando el suyo venga a oler sus flores.”

Respetar las opciones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener.

Las personas son diferentes, actúan diferente y piensan diferente.

No juzgues, solamente intenta comprender.

 

Publicado el por | Deja un comentario

El Libro Presumido

 

      

    EL LIBRO PRESUMIDO

Encontrándose dos libros en una biblioteca que se iba a abrir próximamente, decía el uno al otro:
– No sé cómo han consentido tu presencia en este lugar, puesto que a diferencia mía eres muy feo. Tu encuadernación no está adornada con oro como la mía, tampoco está hecha de cuero y además no tienes ningún dibujo bello presentándote como portada.
– Al oír estas palabras quedó el segundo libro muy apenado.

Se abrió por fin la biblioteca y el libro feo vio como era el predilecto entre el resto de ellos.

Dijo entonces al libro presumido:

– Bien es cierto que eres más bonito que yo, sin embargo, yo soy más leído pues mis páginas contienen más esencia que las tuyas.
Pasa lo mismo con las personas…ten cuidado

No todo lo que reluce por fuera, reluce también por dentro.

flores-papel-libro-4

Publicado el por | 2 comentarios

MANUEL CARRASCO .. NO DEJES DE SOÑAR

Precioso video para animar en estos tiempos que corre

https://www.youtube.com/watch?v=gg7odj4FpVE

Vídeo | Publicado el por | Deja un comentario

PARA NUESTROS PEQUES

 Sólo por hoy, en la mañana, voy a sonreír cuando vea tu rostro y a reír cuando tenga ganas de llorar.
Sólo por hoy, en la mañana, voy a dejarte escoger la ropa que té vas a poner, voy a sonreír y a decirte que te queda perfecta.
… Sólo por hoy, en la mañana, voy a pasar por la lavandería y a pasar por ti, para llevarte al parque a jugar.
Sólo por hoy, al mediodía, voy a dejar los platos en la cocina y voy a dejarte que me enseñes como armar ese rompecabezas juntos.
Sólo por hoy, en la tarde, voy a desconectar el teléfono y a apagar la computadora, para sentarme junto a ti en el jardín para hacer burbujas de jabón.
Sólo por esta tarde, no voy a reclamarte, ni siquiera a murmurar, cuando tu grites y llores cuando pase el carro de los helados, y voy a salir contigo a comprarte uno.
Sólo por esta tarde, no voy a preocuparme sobre que va a ser de ti cuando crezcas, y voy a pensar otra vez todas las decisiones que haya tomado acerca de ti.
Sólo por esta tarde, te dejaré que me ayudes a hornear unas galletas, y no voy a estar detrás de ti tratando de arreglarlas.
Sólo por esta tarde, te llevaré a Mc Donald’s y vamos a comprar una Cajita Feliz para ambos, para que tengas los dos juguetes.
Sólo por esta tarde, te estrecharé en mis brazos y te contaré una historia acerca de cuando tu naciste y sobre lo mucho que te quiero.
Sólo por esta noche, te dejaré salpicar en la bañera y no me voy a enojar.
Sólo por esta noche, te dejaré despierto hasta tarde, mientras nos sentamos en el jardín a contar las estrellas.
Sólo por esta noche, estaré junto a ti por horas y no extrañaré mis programas favoritos de TV.
Sólo por esta noche, cuando pase mis dedos entre tu cabello mientras oras, simplemente daré gracias a Dios por el mayor regalo que he recibido.
Voy a pensar en las madres y en los padres que están ahora buscando a sus hijos extraviados; las madres y padres que visitan a sus hijos en sus tumbas en lugar de en sus camas, y en las madres y padres que están en los hospitales mirando sufrir a sus hijos, gritando por dentro por no poder hacer nada más.
Y cuando te dé un beso de buenas noches te voy a estrechar un poco más fuerte, más tiempo; así, agradeceré a Dios por ti y no le pediré nada, excepto, un día más.
Entrada gracias a mi amiga Mar.
Publicado en POEMAS | 1 Comentario